Acuerdo sobre Siria entre Rusia Y EE.UU cuelga de un hilo

Las tensiones entre Washington y Moscú, solo han aumentado en el cauce de los últimos días. Todo ha empeorado con la confirmación después de la muerte de más de 60 soldados sirios en un bombardeo de las fuerzas estadounidenses. El bombardeo fue un error, según el Pentágono mientras que los rusos y el régimen sirio ven intenciones malévolas en torno a este ataque. Todo parece apuntar que lo que podría ser el último intento para solventar y llegar a un acuerdo entre ambas naciones sobre Siria, estaría  llegando a su colapso.

El acuerdo entre EE UU y Washington, que se anunció el 9 de septiembre en Ginebra (Suiza), contemplaba primero un cese de los ataques contra las fuerzas del Gobierno sirio, aliado de Moscú, y contra los rebeldes no afiliados con el ISIS (uno de los acrónimos ingleses del Estado Islámico). En un segundo momento, las fuerzas armadas estadounidense y rusa debían cooperar, en una alianza insólita en tiempos recientes, para derrotar a los yihadistas. Todo esto se ve condenado a su fin Con el bombardeo del sábado en los alrededores de Deir Ezzor, en el este de Siria, y el cruce de reproches entre EE UU y Rusia

Las tensiones llegan en un momento, donde el desgaste de las relaciones bilaterales entre EE.UU y Rusia se van un ritmo acelerado.  EE.UU ve la mano rusa detrás de recientes ataques cibernéticos que ha llevado a la publicación de correos electrónicos privados de deportistas estadounidenses, de un ex secretario de Estado como Colin Powell y del Partido Demócrata. La sospecha, no demostrada, va más allá, y apunta a la posibilidad de que Moscú, agraviado por lo que considera que es una injerencia de Washington con ayudas a grupos pro derechos humanos rusos, esté intentando intervenir en la campaña electoral estadounidense. Uno de los candidatos, Trump, ha declarado su admiración por el presidente ruso, Vladímir Putin.

La continuidad de estos acuerdos, dependerá de las decisiones de ambos firmantes, aunque parece ser, que  las presiones y hechos recientes puedan acabar en un nuevo fracaso con respecto a un tema tan alarmante y agravado como lo es el tema del conflicto armado en Siria. Otro punto a rescatar es el posible cambio de las directrices norteamericanas, de cara a las próximas elecciones a celebrarse en Estados Unidos de América este próximo 8 de noviembre, donde la victoria de Donald Trump, quien ha demostrado su admiración hacia el  presidente Putin , es una posibilidad cada vez más real según datos de las últimas encuestas.