Afganistán: más de 10.000 víctimas civiles en 2017, según la ONU

El número total de víctimas civiles cayó un 9 por ciento en comparación con 2016, aunque los muertos y heridos en ataques suicidas aumentaron un 17 por ciento.

El número de víctimas civiles en Afganistán en 2017 fue de 10.453 (3.438 muertos y 7.015 heridos), un 9 por ciento menos que en 2016, lo que supone el primer descenso desde 2012, aunque los muertos y heridos en ataques suicidas aumentaron un 17 por ciento, la mayor cifra desde 2009, informó hoy (15.02.2018) la ONU.

La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) presentó en Kabul el informe 2017 sobre víctimas civiles en el conflicto afgano, en el que reveló el descenso de víctimas con relación a las 11.434 de 2016 (3.510 muertos y 7.929 heridos).

Disminución del 2 por ciento

En concreto, el número de muertos disminuyó un 2 por ciento y el de heridos un 11 por ciento comparado con 2016, un descenso que se debió a la reducción del número de campañas sobre el terreno y la disminución de los ataques con mortero en las zonas más populosas, según la ONU.

En 2017, 359 mujeres murieron en el conflicto afgano y 865 resultaron heridas, un aumento del 1 por ciento respecto al año anterior, aunque la cifra de niños afectados descendió respecto a 2016 en un 10 por ciento con 861 menores fallecidos y 2.318 heridos.

Muertes por actores del conflicto

La UNAMA relacionó el 65 por ciento de las muertes civiles con grupos contrarios al Gobierno de Kabul: 42 por ciento a los talibanes, el 10 por ciento al Estado Islámico (EI) y un 13 por ciento restante lo asoció con otros insurgentes o no pudo confirmar la agrupación implicada.

Otro 20 por ciento de las víctimas civiles fueron atribuidas a tropas afganas (16 por ciento), a las fuerzas internacionales desplegadas en Afganistán (2 por ciento) y a otras agrupaciones leales al Gobierno afgano (2 por ciento), mientras que la UNAMA no pudo concretar el restante 11 por ciento .

A pesar del descenso general en el número de víctimas civiles, la ONU expresó su “profunda preocupación” por el aumento en un 17 por ciento en los afectados por ataques suicidas y similares con 2.295 víctimas (605 muertos y 1.690 heridos) frente a los 1.963 de 2016 (398 muertos y 1.565 heridos).

FEW (EFE, AP)