Aspectos Legales de la Exploración y Producción de Hidrocarburos Costa Afuera

La producción de hidrocarburos líquidos y gaseosos ha sido una de las actividades económicas más importantes desde principios del siglo XX, dicha producción inicialmente fue ubicada y extraída de yacimientos localizados en tierra firme, pero visto la necesidad mundial del uso de los hidrocarburos y sus componentes, se ha requerido ubicarlos en otros  espacios, como son los marinos, siendo el caso de la exploración y producción costa afuera  o  como denominan actualmente algunos  doctrinarios con el término mar adentro.

Entre uno de los principales protagonista en la exploración y producción  costa afuera, están las conocidas plataformas petroleras o acuáticas o Unidades Móviles de Perforación Mar Adentro, las cuales consisten en términos generales: en construcciones flotantes de gran envergadura y tecnología y diferentes características, ubicadas en aguas pocos profundas y aguas ultra profundas, existiendo algunas semisumergibles, auto elevadizas (tipo Jack Up`s), con autopropulsión (Buque Taladro), de procesamiento, almacenaje y descarga, y plataformas de producción (Fijas), entre otras; en las cuales se encuentran asentados un conjunto de equipos de la más avanzada tecnología; y donde participan personal altamente calificados y se requiere de grandes inversiones financieras para llevar a cabo la producción de los hidrocarburos.

En este contexto, esta actividad tan particular convergen dos áreas del derecho, siendo el Derecho de los Hidrocarburos y el Derecho Marítimo. El primero está conformado por un conjunto de normas referidas a la exploración, explotación, transformación, almacenamiento, tenencia, circulación, transporte y comercialización de los hidrocarburos, y la administración de la industria petrolera, disposiciones que se encuentran fundamentadas en el texto constitucional, atendiendo al principio establecido en los Artículos 302 y 303 de la defensa y conservación de los recursos naturales.

Todo lo relativo a la producción de los hidrocarburos líquidos e hidrocarburos gaseosos asociados, tanto on-shore y off-shore se encuentra regulado por la Ley Orgánica de Hidrocarburos, estableciendo en su Artículo 3 la propiedad de la República de los yacimientos existentes en el territorio nacional, incluyendo aquellos que se encuentren bajo el lecho del mar territorial, en la plataforma continental,  en la zona económica exclusiva y dentro de las fronteras nacionales. Mientras que, los hidrocarburos gaseosos se encuentran regulados en la Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos, en su Artículo 1 menciona que los yacimientos de este tipo de hidrocarburos que se encuentren bajo el lecho del mar territorial, de la zona marítima contigua y en la plataforma continental pertenecen a la República, son bienes del dominio público.

Mientras que el Derecho Marítimo está conformado por las normas que regulan el régimen de la navegación, de las aguas y el comercio marítimo, siendo de carácter internacional. En este punto de convergencia de ambos derechos es donde presta atención el autor, en esta particular confluencia donde intervienen una serie de normativas del ordenamiento jurídico venezolano en tan especialísima actividad comercial, por nombrar algunas: la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica de Hidrocarburos, Ley Orgánica de Hidrocarburos Gaseosos (ya mencionadas),  Ley Orgánica del  Ambiente, Ley Marinas y Actividades Conexas,   Ley Orgánica de los Espacios Acuáticos, Ley de Comercio Marítimo, Ley Orgánica de Aduana,   entre otras.

En este sentido,  se hace mención que en nuestro país no existe una normativa especial que regule las actividades de exploración y producción costa afuera, sin embargo está regulada de manera heterogénea por las normativas nombradas con anterioridad (entre otras), siendo un caso por ejemplo: donde se encuentran establecidas autorizaciones regulatorias, que permiten obtener los permisos correspondientes a las empresas operadoras para iniciar las actividades costa afuera, haciendo énfasis dichas autorizaciones en materia de degradación ambiental del medio marino, seguridad, defensa y navegación marítima (en otro artículo será desarrollado este punto). Es importante señalar, en virtud de la normativa vigente, existen diferentes instituciones del estado, ministerios y entes adscritos responsables en otorgar las diferentes autorizaciones y aprobación del plan de explotación, que en ocasiones no permite iniciar los procesos de exploración según los tiempos estipulados por los operadores.

A criterio del autor, con el avance de la tecnología en materia de exploración, la demanda de los hidrocarburos líquidos y gaseosos, la geopolítica mundial, el descubrimiento de nuevos yacimientos costa afuera en aguas aún más profundas, y en concordancia con iniciativas existentes de colegas especialistas en el área, será necesario la conformación de un equipo de juristas para la redacción de instrumentos legales en esta aérea, que permita contar con una legislación especial en la materia, así como también incluir este tema en los estudios de especialización tanto en el ámbito del Derecho de Hidrocarburos y como en el Derecho Marítimo.

El ámbito jurídico, comercial, operacional, solo por nombrar algunos, de este tipo de actividades tiene muchas aristas a desarrollar, por ello más adelante se tratara otros puntos de interés en esta materia.

 

Abg. Alfonso José Alvarado Rico.

Especialista en Derecho Marítimo.

Director Ejecutivo de Energy Support International. (ESI).

Instagram: @energysupportintl  (Instagram)

Twitter: @energysinterna1

Los comentarios están cerrados.