Autoridad Única Portuaria

Las autoridades únicas portuarias son entes creados por el Ejecutivo Nacional, las cuales poseen como atribuciones la supervisión de los puertos, terminales e instalaciones portuarias que se ubican en las zonas primarias de las aduanas.

De acuerdo a lo establecido en la Gaceta Oficial Extraordinaria Decreto N° 2.382, de su creación, las Autoridades Únicas Portuarias, tendrán su funcionamiento en base a la optimización de las operaciones portuarias, involucrando a los distintos organismos públicos que se desempeñan en el área de funcionamiento de dichas autoridades, aunque establece que los entes, específicamente de carácter público, mantendrán sus atribuciones, los mismos deben atender las directrices emanadas por las autoridades para dar cumplimiento a su función primordial, como lo establece el artículo 4 de dicha Gaceta.

“(…) corresponde a cada Autoridad Única Portuaria la supervisión, evaluación y seguimiento de la administración y operación del Sistema Portuario Nacional, garantizando las actividades eficientemente en cada puerto, coordinando el trabajo conjunto de los órganos y entes que tienen atribuidas competencias en el sector”. (p.2).

De acuerdo a esto, la funcionabilidad de las autoridades portuarias en el mundo creadas con la misma visión, teóricamente, con la cual nace las Autoridades Únicas Portuarias (AUP) en Venezuela, buscan la agilización de los procesos, reduciendo los tiempos perdidos en las operaciones, principalmente donde se ha demostrado una participación activa de las autoridades en los retardos por documentación e inspecciones y reconocimientos. Sin embargo, la funcionabilidad de las AUP desde el punto de vista teórico tiene vacíos característicos de la complejidad de unificar criterios y organizar estratégicamente la actuación de los principales participantes del comercio marítimo internacional.

De acuerdo a esto, la Ley General de Puertos (LGP) ha regulado el funcionamiento a nivel nacional de las infraestructuras portuarias, la reforma de esta en el 2009, dio origen a Bolivariana de Puertos, lo cual generó y ha generado una serie de disyuntivas en la actuación jerárquica de los puertos, frente a una figura organizacional centralizada, en la cual las responsabilidades y autonomías de cada Gerente General de Puerto ha sido ambivalente. Por tal razón cuando surge una nueva figura de autoridad, que de acuerdo al Decreto 2.382 emitido en el marco de la Gran Misión Abastecimiento Soberano que impulsa el Gobierno Nacional, es la responsable de coordinar las actuaciones de todos los entes públicos que hacen vida en los puertos nacionales, para garantizar el funcionamiento eficiente de toda la logística comercial que en este se desarrolla, se produce una complejidad a nivel de toma de decisiones que hace un umbral entre la realidad constitucional y la que se vive o se palpa en los puertos.

Ahora bien, las actividades dentro de la zona portuaria deben estar supervisada directamente por la Autoridad Portuaria, y teóricamente de acuerdo a lo que establece la LGP y este decreto, pudiese deducirse que las decisiones permanecen a nivel de cada ente gubernamental, en el caso de Bolivariana de Puertos, que es el actor con mayor relevancia y afectación en todo este nuevo sistema, pareciese que sigue en manos de la Gerencia General del Puerto la responsabilidad por las actividades propias del ente, con una supervisión inmediata o directa de parte de la AUP, sin embargo es importante señalar que actualmente la Gerencia General del Puerto y la Autoridad Única, es representada por una misma persona, por lo cual se infiere que no existe una separación de autoridad y por ende el funcionamiento de la AUP no termina de estar totalmente claro.

Es importante señalar que igualmente la Ley Orgánica de Aduanas (reformada en 2014), donde se establece como Autoridad Aduanera al SENIAT, incluye como auxiliares de esa administración a los agentes de aduanas, transportistas, almacenes y depósitos generales (caso Bolipuertos), entre otros, evidenciando que la máxima autoridad a nivel legal y operacional es el SENIAT, determinando competencias dentro de la logística comercial que se presenta en los puertos.

A nuestro criterio, el funcionamiento de la Autoridad Única Portuaria dentro de un sistema que ya contaba con la presencia de Bolipuertos, como un administrador portuario, desvirtúa de alguna forma la figura de autoridad dentro de la estructura organizativa de este último. Si la AUP, es garante de que todos los actores que forman parte de la logística comercial que se genera en un puerto trabajen coordinadamente para hacer eficiente los procesos que son inherentes a este negocio, genera confusión el hecho de que sea el Presidente de Bolipuertos, la misma Autoridad Única Portuaria Nacional, ya que éste es un actor más dentro de la vida portuaria, no hay límites de responsabilidades, ni la posibilidad de determinar competencias.

Evidentemente, la Ley General de Puertos en los actuales momentos sufre un desfase con relación al sistema, por lo cual es necesaria su reforma, siempre y cuando se mantenga la figura de la AUP, porque hasta los momentos se visualiza como una participación coyuntural de acuerdo al decreto.


Asesoría Jurídica y Mercantil SV

Dr. Julio Sánchez-Vegas, especialista en Seguros, Derecho Marítimo, Aéreo, Portuario, Terrestre y Mercantil.

Centro Ciudad Comercial Tamanaco, Segunda Etapa. Torre A. Piso 8. Oficina A-803. Chuao. Caracas. D.F. 1060. E-mail:ajmsvp@gmail.com. Tlf. 212.9598577/ 9592236.

Conoce el nuevo Programa de Formación Derecho Marítimo Internacional haz clic aquí

https://bit.ly/2Ic1w0r

Los comentarios están cerrados.