El FMI urge proteger a los asegurados por Obamacare

El modelo económico de Estados Unidos no funciona lo bien que debería para generar un reparto compartido de la prosperidad. Es la conclusión final que hace el Fondos Monetario Internacional en su examen anual a la mayor potencia del mundo. Se fija, entre otros aspectos, en el sistema de salud y aprovechar para mandar un mensaje urgente a Washington. Cualquier cambio de política, dice, debe hacerse “protegiendo” todo lo que se consiguió tras la crisis.

El crecimiento de EE UU es “demasiado bajo” y “demasiado desigual”, insiste el FMI. Ofrece diez recetas para lograr una economía más inclusiva. Cita la inversión en infraestructuras, apertura comercial o la aportación de la inmigración. Y se mete en el debate sobre la reforma sanitaria justo cuando el Senado trata de sacar adelanteuna legislación para derogar el sistema implantado por Barack Obama.

El conocido como Obamacare logró dar cobertura sanitaria a 20 millones de estadounidenses. Pero su eliminación, como defienden los republicanos con el apoyo del presidente Donald Trump, disparará el número de personas que se quedará sin seguro médico. Solo en el primer año sería 17 millones de ciudadanos y llegaría a los 32 millones en el curso de diez años, a los que hay que sumar los que no tienen cobertura.

Los cambios, según el documento adoptado por el consejo de gobierno del FMI, deben hacerse “con cuidado para evitar que afecte” al funcionamiento del sistema de salud o excluya a los individuos y familias con unos ingresos “limitados”. Se refieren en concreto a las personas que están a riesgo de quedar excluidas del programa Medicaid porque con la nueva formulación dejan de ser elegibles.

El FMI insiste que reforzar la cobertura sanitaria tiene un claro beneficio económico porque contribuye a elevar la productividad, mejora el bienestar e incentiva la participación laboral. “Esto, a cambio, reforzará el crecimiento y la creación de empleo, reducirá la inseguridad económica asociada con las falta de seguro médico y tendrá un efecto positivo en la posición fiscal”, anticipa.

Transparencia de precios

El organismo admite que se debe dar con una fórmula que permita contener los costes para mejorar la sostenibilidad de programas como el Medicaid o el Medicare, para los jubilados. El FMI señala la necesidad en este punto de que se examinen mecanismos para contener el alza de precios en los servicios de salud, aplicando nuevas tecnologías que permitan elevar las eficiencias o mejorar la transparencia.

Pero citando los cálculos de la Oficina Presupuestaria del Congreso, señala que la nueva legislación proyecta una pérdida “demasiado grande” de personas cubiertas por el seguro. “Las políticas de atención sanitaria deben proteger las ganancias en la cobertura que se han logrado desde la crisis financiera”, reitera el FMI, “especialmente para aquellas que están en el extremo inferior de la distribución de la renta”.

El agrio debate en Washington sobre la reforma sanitaria está poniendo, además, en evidencia, la dificultad que va a tener el presidente Donald Trump para sacar adelante sus promesas electorales. La incertidumbre sobre el futuro de las políticas que incluye su agenda es, de hecho, el motivo que argumenta el FMI para rebajar la proyección de crecimiento, que queda en el 2,1% para 2017.

Fuente: El País

Tweets por ‎@jcpinedap

Maestria Derecho Maritimo

Maestria Relaciones Internacionales

Contacto

Etiquetas