El Mundo con “M” de Mujer

A lo largo de la historia a la Mujer se nos ha asociado siempre con la calidez, con la necesidad de protección, con el hogar, con el dinamismo, con la emotividad y la sensibilidad, y muchas otras con la facilidad para ser multifacéticas en cualquier función que debamos desempeñar. Esta última, quizás un poco porque las diversas sociedades y culturas nos lo han impuesto. Pero a pesar de eso, y a pesar de que actualmente nos estemos enfrentando a un abanico variopinto de manifestaciones educativas y sociales con respecto al rol de la mujer, aun así, seguimos dando lo mejor de nosotras mismas como la sociedad nos lo ha exigido y hemos logrado reestablecer el concepto de lo que significa ser “Mujer”. Hoy en día, es un poco más aceptado y entendido el querer ser independiente, el entender que no siempre se debe brillar junto (o en algunos casos detrás) de un hombre, que podemos brillar solas y con luz propia, ha sido más aceptado que preferimos invertir nuestro tiempo, esfuerzo y capital en educarnos y avanzar que en arreglarnos (aun así, también lo hacemos). Hemos roto completamente el esquema de lo que significa formar un “Hogar” y demostrado que puede existir completamente donde podamos estar satisfechas con nuestra profesión y a su vez con la familia que tratamos de formar aunque conlleve dedicación y sacrificio, y nuevamente hemos demostrado que podemos hacerlo por nuestra cuenta. Hemos logrado demostrar que podemos llegar a cabo proyectos innovadores y trascendentales a cualquier escala.

Y aunque hasta hace no mucho, demostramos que somos  capaces de llevar las riendas de un país, de influir en el mundo, de llevar nuestra voz, ideas, influencias más allá de las fronteras. Algo que ya se hacía antes, quizás desde detrás de cámara, pero siempre hemos tenido nuestro aporte, quizás detrás de los hombres que tanto amamos y admiramos. Porque también debemos reconocer que aunque podamos hacerlo solas, tampoco seríamos nada sin el apoyo, la fortaleza y determinación de nuestra contraparte perfecta y natural. Para bien o para mal, hemos podido si bien, no ser las actrices principales, pero si ser responsable del resultado final. En su libro “Las Mujeres de los Dictadores”, la historiadora francesa Diane Ducret nos expone cuidadosamente la vida de las mujeres (esposas, queridas, amigas, confidentes, colegas, hermanas, madres, etc) que llevaron a hombres a ser lo que fueron. Entre los que destaca a Mussolini, Hitler, Mao Tse-Tsung, Lenin, Stalin, Franco, Salazar, Ceausescu entre otros. Que aunque con un proyecto político errado para muchos, ellas formaron parte del plan sin llevar ningún crédito y hoy en día, algunos de sus nombres siguen siendo anónimos en la cultura general de los pueblos. En mejores ámbitos, no podemos dejar de lado la influencia trascendental que tuvieron en el campo religioso Juana de Arco y la Madre Teresa de Calcuta, ambas por su devoción religiosa pero la primera entregada a los ideales de su lucha y la segunda sembrando una semilla de paz y amor al prójimo en el mundo desde comienzos de su prédica hasta después de su partida física.

Pero hoy en política, nos encontramos con figuras que han sabido aprovechar el carisma femenino, el intelecto y la sutileza característica en áreas como la diplomacia nacional, bilateral, multilateral y global. No podemos dejar de lado el rol importante que ha desempeñado, por nombrar un caso, la Reina Rania Al Abdullah de Jordania, no sólo en el Medio Oriente sino por su participación activa en Foros Internacionales, además de promover la cultura árabe y disipar las creencias infundadas de la Mujer en el Islam. Rol similar a la del Premio Nobel por la Paz, Malala Yousafzai, que a pesar de las diferencias, ambas han logrado demostrar que ser mujer no es una razón para no dejar un cambio palpable en este mundo y una ejemplo a seguir para las demás mujeres.

No podemos dejar de lado a la Canciller de la potencia europea, Angela Merkel que reestablecido completamente el rol de la mujer occidental de la mujer en la política y ha logrado transformar y mantener a Alemania en su fortaleza regional. Un caso similar lo encontramos en diferentes etapas de Inglaterra, donde aparentemente el rol femenino ha marcado la diferencia en el acontecer político, en su momento con la “Dama de Hierro”, Margaret Thatcher  y hoy, nos encontramos con los cambios que esta llevando a cabo Theresa May respecto al “Brexit”, sin excluir a la Reina Elizabeth II, que probablemente ha sido y será siempre ejemplo a seguir de la política internacional y cuyo legado no será fácilmente olvidado. Claro estamos, ellas no están solas y han sido apoyadas por un equipo de calidad incalculable compuesto tanto de hombres como mujeres, pero ellas supieron utilizar sus ventajas personales e identificar y pulir las desventajas hasta llegar a ser lo que son.

Hoy en día, es mucho el trabajo que queda por hacer para lograr el Empoderamiento Total de la Mujer, ya que existen muchas condiciones locales y regionales que así lo dificultan, tales como igualdad de género a nivel laboral, brecha de clases, legislaciones nacionales, preconcepciones sociales, falta de acceso a la educación y a la salud, entre otros. Pero no podemos negar, que el mundo está cambiando, avanzando, y tomando un rumbo que definitivamente esta conducido por mujeres. Y si no es así, encontraremos la forma eventualmente.

 

Lic. Andrea Fridegotto

@andreafrideo

.


Tweets por ‎@jcpinedap

Maestria Derecho Maritimo

Maestria Relaciones Internacionales

Contacto

Etiquetas