Evita las enfermedades infecciosas

Las enfermedades infecciosas, siguen siendo hoy en día; una de las primeras causas de muerte a nivel mundial.   Estas enfermedades afectan principalmente a niños, ancianos y a poblaciones desasistidas.  Por otro lado, en los establecimientos de atención sanitaria; es común la propagación de  infecciones potencialmente letales entre los pacientes asistidos.

Las enfermedades infecciosas, son causadas por microorganismos patógenos como: bacterias, virus, hongos o parásitos. Pueden transmitirse de manera directa o indirecta; de persona a persona o a través de un animal al humano. El contagio directo suele suceder con frecuencia a través de las manos contaminadas de la persona enferma o del personal de atención en centros de salud.

En ambientes de atención sanitaria, mejorar las prácticas de higiene de las manos; contribuye a reducir la propagación de las infecciones asociadas a la atención en salud.

Lavarse las manos con agua y jabón previene enfermedades como la diarrea y la neumonía, que causan la muerte de más de 3,5 millones de niños menores de 5 años en el mundo cada año; según cifras de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud OPS/OMS. El acto de lavarse las manos con jabón puede reducir la incidencia de las tasas de diarrea entre niños menores de 5 años a casi 50 por ciento y las infecciones respiratorias a cerca de 25 por ciento.

Los resultados de investigaciones realizadas en varios países en desarrollo muestran que el jabón raramente se usa para lavarse las manos, dato curioso ya que desafortunadamente lavarse sólo con agua no es suficiente. El lavado correcto de las manos con agua y jabón, especialmente en momentos críticos como antes de manipular alimentos y después de usar el inodoro es una medida que puede Salvar Vidas.

La concientización y comprensión de la importancia del lavado de manos con agua y jabón, puede usarse como un medio efectivo y asequible para prevenir enfermedades.

Los niños y niñas son uno de los grupos etarios más afectados por enfermedades infecciosas transmisibles a través del contacto directo con heces contaminadas y manos sucias. Cuando se trata de compartir buenas prácticas de higiene, ellos son entusiastas, energéticos y abiertos a nuevas ideas. Pueden actuar como agentes de cambio y transmitir las “lecciones de lavado de manos” que aprenden en la escuela a sus hogares y comunidades.

Seamos como niños, convirtiéndonos en agentes de cambio multiplicadores de ésta buena práctica en nuestro entorno bien sea en el hogar, en el trabajo o en nuestra comunidad. Y, como adultos responsables acatemos las Normas de Bioseguridad establecidas en establecimientos de Atención Sanitaria.

De ésta manera contribuiremos en la disminución del contagio de Enfermedades Infecciosas Transmisibles

MSc. Priscilla Bastidas

Twitter

Instagram 

Facebook

Conoce Nuestros Programas Académicos 

 

Maestria Derecho Maritimo

Conoce Nuestra Oferta Académica

Maestria Relaciones Internacionales

Tweets por ‎@jcpinedap

Contacto