“Fui una de las rehenes del asalto en Suecia que le dio el nombre al síndrome de Estocolmo”