La esperada visita de Trump al Vaticano

EL presidente estadounidense Donald Trump, se encuentra en Italia, en el marco de su primera gira presidencial, después de reunirse con los líderes musulmanes en Arabia Saudita y visitar los sitios sagrados en Jerusalén, el recorrido por las principales religiones monoteístas de Trump concluyó este miércoles en el Vaticano.

El papa Francisco y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, compartieron un primer cara a cara un tanto tenso, donde tal vez, el intercambio de críticas mutuas realizadas un par de meses antes, durante la campaña presidencial estadounidense, donde podemos recordar palabras de Francisco como: “las personas que sólo piensan en construir barreras en lugar de puentes «no son cristianos». Trump desestimó los comentarios como «vergonzosos» y calificó al papa de peón del gobierno mexicano. Sin embargo, luego la atmosfera parecía más grata y fraterna tanto para Trump como para Francisco.

Ambos líderes, han hablado de sus puntos en común y sus discrepancias en una reunión privada, de casi media hora, en el Vaticano. A excepción de ellos y los intérpretes, nadie conoce con exactitud lo que allí se dijo a puertas cerradas, ya que ni el Palacio Apostólico ni la Casa Blanca han revelado detalles.

El presidente estadounidense, así como el máximo líder de la Iglesia Católica, comparten sintonía en la lucha contra el aborto y sus deseos de paz, y están en las antípodas en temas como las barreras contra la inmigración, la economía liberal y el cambio climático, donde son claras y muy desmarcadas ambas posturas.

Después, el llamado “papa de los pobres” y el millonario neoyorquino convertido en presidente de la primera potencia mundial intercambiaron regalos. El ambiente era ya más confortable, aunque cargado de un fuerte simbolismo. Trump le regaló al pontífice los cinco libros escritos por Martin Luther King, y éste sus tres escritos principales y un medallón de bronce que regala a muchos jefes de Estado.

Posteriormente, Trump, acompañado de su esposa, Melania, de su hija Ivanka y su marido, y de su secretario de Estado, entre otros miembros de la delegación estadounidense, visitaron la Capilla Sixtina y la basílica de San Pedro.

Roma está en alerta. Miles de activos de la policía están en las calles, para garantizar la seguridad en las zonas en torno al palacio presidencial, de la Ciudad del Vaticano o de la residencia del embajador norteamericano.

El periplo europeo prevé también un paso por Bruselas donde el presidente norteamericano se reunirá con los líderes europeos y con el presidente francés, Emmanuel Macron. El viernes, Trump regresa a Italia, a la cumbre del G7, en Sicilia.

Tweets por ‎@jcpinedap

Maestria Derecho Maritimo

Maestria Relaciones Internacionales

Contacto

Etiquetas