La OMI propone implementar medidas para erradicar prácticas ilícitas relacionadas con el incremento de buques con matrículas fraudulentas y de Registros navales que operan sin autorización

El Comité Jurídico de la Organización Marítima Internacional (O.M.I.), emitió en fecha 29 de marzo de 2019, un informe del grupo de trabajo sobre medidas para prevenir las prácticas ilícitas relacionadas con la matriculación y registro fraudulento de buques que realizan tráfico internacional, en el cual participaron 32 Estados miembros de la Organización, así como, países observadores, organismos especializados de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales, instituciones de formación y expertos en la materia, que fue el resultado de una serie de reuniones celebradas para encontrar soluciones a la problemática presentada por la proliferación de dichas prácticas ilícitas.

Éstos actos ilícitos comprenden el uso no autorizado del pabellón de un país, o la transgresión de los límites de una autorización otorgada, además de la realización de actividades registrales por parte de entidades o personas sin que medie ningún tipo de permiso o que habiéndolo obtenido se encuentre vencido, por lo que la OMI en vista de una alerta emitida por varios Estados miembros como Tanzania, Ucrania, la República Democrática del Congo, Fiji, Maldivas, Nauru, Samoa y Vanuatu, los cuales denunciaron el hecho de que una gran cantidad de buques presentaban matrículas y registros emitidos sin la correspondiente autorización de las autoridades marítimas del pabellón, así como, de Estados no miembros como Micronesia, en el cual se determinó un fraude de gran magnitud, dado que en aguas internacionales transitaban buques de ese pabellón, pese a que dicho territorio no contaba con ninguna legislación que permitiera la matriculación de buques, situación que se agravó aún más, cuando la OMI constató que había sido víctima de un fraude orquestado por un registro ficticio al que se le otorgó el acceso como administrador en el Sistema Integrado de Información Marítima (GISIS), y había modificado los datos de la administración marítima de Micronesia, además de los enlaces web que se emplearon para la verificación en línea de los títulos de gente de mar y las matrículas emitidas de manera fraudulenta.

Es importante resaltar, que dichas prácticas se han generalizado, tal como se desprende de un informe emitido en noviembre de 2018 por la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL) con relación a los buques pesqueros, en el cual, se indica que han proliferado los casos de buques con varias identidades o de varios buques con una misma identidad, y cuyo “modus operandi” va desde la utilización de documentos de buques originales en blanco que son llenados en alta mar, la emisión de registros paralelos efectuados por funcionarios corruptos de las administraciones marítimas, alteración de la identificación de los buques, agentes de registro fraudulentos que se encuentran en países distintos de donde supuestamente se realiza el registro, cambios irregulares de pabellón, hasta la conformación de oficinas de registro fantasmas que realizan actividades en la web pero que no cuentan con una dirección física donde contactarlas, siendo empleadas dichas prácticas por la delincuencia transnacional para sustraerse de los controles impuestos por las autoridades marítimas de los Estados.

Como resultado de dichas reuniones, el Comité Jurídico de la OMI, propuso la creación de un denominado “Registro de Registros” que deberá ser de consulta pública, y funcionaría como una base de datos de los registros navales de los distintos Estados en el Sistema GISIS, conteniendo la información de contacto de las distintas autoridades marítimas, así como de las organizaciones autorizadas para efectuar matriculación de buques, considerando además, que se debe trabajar en estrecha colaboración con el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el levantamiento de una data por número IMO, nombre del buque, y se detalle cuáles de ellos son objeto de sanciones por infringir Resoluciones de la Organización.

Por último, el Comité Jurídico presentó una propuesta de mejores prácticas a las administraciones de los Estados que comprenden lo siguiente: 1) Verificar los números IMO y nombres de los buques cuando reciban una solicitud de matriculación a través del módulo “Ship and Company Particulars” del Sistema GISIS, y en caso de detectarse inconsistencias, deberán iniciar una investigación antes de proceder con la matriculación, y contactar al Estado de abanderamiento anterior; 2) incluir en el sistema GISIS la información de contacto referente al Registro Sinóptico Continuo; 3) Confirmar la información de los Registros Sinópticos Continuos emitidos de conformidad con el SOLAS y consultar posibles sanciones al buque por la ONU.

Estaremos atentos al resultado de los trabajos emprendidos por la OMI, en aras de elevar la seguridad y confiabilidad de los documentos de los buques que realizan tráfico internacional, y erradicar las prácticas ilícitas en el transporte por mar.

 

Abogado Nelson García Gómez

Especialista en Derecho de la Navegación y del Comercio por Agua

Correo: nelsongustavog@gmail.com

Twitter: @garca_gomez

Linkedin: Nelson García Gomez