Muere la arquitecta rumana que cayó al río Támesis en el atentado de Londres

Andreea Cristea, la arquitecta rumana de 31 años de edad que cayó al río Támesis durante el atentado terrorista del pasado 22 de marzo en Londres, ha fallecido, según fuentes policiales. Cristea ingresó en el hospital con heridas de gravedad, lesiones en la cabeza y con sus pulmones seriamente dañados. Tras quince días de hospitalización no ha podido superar sus heridas y ha muerto a última hora del jueves.

Cristea se encontraba en el puente de Westminster junto a su novio, Andrei Burnza, cuando el terrorista Khalid Masood se lanzó a más de 100 kilómetros por hora con un todoterreno y arrolló a varios transeúntes sobre la marcha. En unas dramáticas imágenes captadas desde la orilla del Támesis podía verse a Cristea saltando al río para evitar ser atropellada. A los pocos minutos fue rescatada del agua y trasladada a un hospital londinense en estado crítico.

Tras la muerte de Cristea se elevan a seis los fallecidos (incluido el atacante) en el atentado, que golpeó el que es uno de los principales puntos turísticos de Londres y un símbolo político.

La joven rumana hacía turismo por la ciudad en el momento del ataque junto con su novio, donde pasaban unos días juntos para celebrar el cumpleaños de él. Andreea Cristea, que era inicialmente una de las cuarenta personas heridas en el ataque terrorista, hoy ha engrosado el balance de víctimas mortales.

La pareja había visitado el London Eye y la Abadía de Westminster y paseaban por el puente de Westminster antes de ir a encontrarse con un amigo, Patrick Tracey, de Derbyshire (centro de Inglaterra), que se hallaba esos días en Londres.

“Después de dos semanas luchando por su vida, nuestra querida Andreea nos ha sido arrebatada de la manera más cruel”, podía leerse en un comunicado emitido por la familia de la víctima. “Siempre la recordaremos como un rayo de luz brillando en nuestros corazones”.

umana de 31 años de edad que cayó al río Támesis durante el atentado terrorista del pasado 22 de marzo en Londres, ha fallecido, según fuentes policiales. Cristea ingresó en el hospital con heridas de gravedad, lesiones en la cabeza y con sus pulmones seriamente dañados. Tras quince días de hospitalización no ha podido superar sus heridas y ha muerto a última hora del jueves.

Cristea se encontraba en el puente de Westminster junto a su novio, Andrei Burnza, cuando el terrorista Khalid Masood se lanzó a más de 100 kilómetros por hora con un todoterreno y arrolló a varios transeúntes sobre la marcha. En unas dramáticas imágenes captadas desde la orilla del Támesis podía verse a Cristea saltando al río para evitar ser atropellada. A los pocos minutos fue rescatada del agua y trasladada a un hospital londinense en estado crítico.

Tras la muerte de Cristea se elevan a seis los fallecidos (incluido el atacante) en el atentado, que golpeó el que es uno de los principales puntos turísticos de Londres y un símbolo político.

La joven rumana hacía turismo por la ciudad en el momento del ataque junto con su novio, donde pasaban unos días juntos para celebrar el cumpleaños de él. Andreea Cristea, que era inicialmente una de las cuarenta personas heridas en el ataque terrorista, hoy ha engrosado el balance de víctimas mortales.

La pareja había visitado el London Eye y la Abadía de Westminster y paseaban por el puente de Westminster antes de ir a encontrarse con un amigo, Patrick Tracey, de Derbyshire (centro de Inglaterra), que se hallaba esos días en Londres.

“Después de dos semanas luchando por su vida, nuestra querida Andreea nos ha sido arrebatada de la manera más cruel”, podía leerse en un comunicado emitido por la familia de la víctima. “Siempre la recordaremos como un rayo de luz brillando en nuestros corazones”.

Los comentarios están cerrados.