Proponen investigar y estudiar los principales genocidios para recoger evidencias físicas y documentales

Genocidio: justicia para la paz

Proponen investigar y estudiar los principales genocidios para recoger evidencias físicas y documentales

JULIO CÉSAR PINEDA |  EL UNIVERSAL

jueves 19 de febrero de 2015  12:00 AM

La Embajada Mundial de Activistas por la Paz dentro de su programa Justicia para la Paz ha desarrollado tres foros judiciales internacionales, con nuevas propuestas para la prevención y sanción del delito de genocidio. El 18 de marzo, en Asunción, el Dr. William Soto presentó oficialmente una nueva propuesta para la reforma a la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, y el Estatuto de Roma. Allí afirmó que este instrumento jurídico, de carácter universal y coercitivo, en su tiempo fue una respuesta necesaria al genocidio de la Segunda Guerra Mundial. Hoy nuevos crímenes pueden incluirse dentro del concepto inicial de genocidio y por eso esta convención tiene una definición reducida, por lo cual se hace necesaria su revisión y la adaptación al Estatuto de Roma que lo toma como uno de los cuatro crímenes internacionales allí tipificados.

Revisión

Igualmente, se señaló y así se aprobó la revisión de la Carta de la ONU en lo referente al derecho de veto de las cinco potencias, cuando se trate de prevenir, contrarrestar o sancionar el genocidio. En esta conferencia se recomendó la democratización del Consejo de Seguridad de la ONU la posible inclusión de al menos uno de los Estados de América Latina como miembro permanente del mismo. Fue aceptada la propuesta de la creación e implementación de Observatorios Permanentes en materia de Derechos Humanos.

En el segundo Foro Judicial Internacional, realizado en Bogotá, en septiembre de 2014, se ratificó el criterio de solicitar la reforma de la estructura y la representatividad de la ONU y la prohibición del derecho de veto frente a crímenes internacionales. En cuanto a la enmienda y actualización de la Convención sobre Genocidio, se insistió en la reforma de la misma, para incluir entre las modalidades el exterminio de los grupos políticos (politicidio) y culturales (etnocidio), así como el traslado forzoso de adultos. Fue unánime la inclusión del tema del ecocidio, como grave atentado contra el Planeta Tierra. En este tema le correspondió al magistrado del TSJ de Venezuela, Dr. Luis Ortiz, presentar el tema ecocidio como Quinto Crimen Internacional, para que sea considerado como tal a fin de que la Corte Penal Internacional puede investigarlo, juzgarlo y sancionar a los responsables. La conferencia insistió en que la educación es la principal herramienta para transformar mentalidades, y consecuentemente conductas, para prevenir el genocidio y demás atentados graves contra los derechos humanos.

Tercer Foro

En Buenos Aires, el 17 y 18 de noviembre pasados, con la participación de magistrados de las santas cortes de América Latina, procuradores y fiscales, como también académicos y estudiantes, se realizó el Tercer Foro, organizado y liderado por el señor embajador mundial de la paz, Dr. William Soto Santiago. Como en el segundo foro, en este me correspondió el papel de moderador, con la necesaria referencia nacional e internacional de los temas.

Ante profesores y alumnos, se concluyó que la educación es la herramienta fundamental contra graves atentados a los derechos humanos. La participación de los estudiantes es fundamental en la adopción y ejecución de estrategias civiles no violentas para promover una cultura de paz. Se propuso investigar y estudiar los principales genocidios para recoger evidencias físicas y documentales de la barbarie genocida y tener contacto cara a cara con las víctimas.

Este movimiento internacional por la paz ha venido recogiendo testimonios de sobrevivientes del Holocausto en su programa “Huellas para no olvidar”, recientemente lo realizaron en Caracas. Se insistió en el denominado quinto crimen internacional contra la paz para ser incluido en el Estatuto de Roma, cuando se tipifique el delito de ecocidio. El genocidio es un nuevo nombre para un viejo crimen, fue planteado por primera vez en la ONU en noviembre de 1946, en un proyecto de resolución presentado por Cuba, India y Panamá. La ONU determinó que “el genocidio es un crimen conforme al derecho internacional, contrario al espíritu y los propósitos de la ONU y condenado por el mundo civilizado”. El 9 de diciembre de 1948, finalmente se aprobó por unanimidad el tratado internacional, para la prevención y sanción del delito de genocidio, el cual se encuentra en vigor desde el 12 de enero de 1951.

Estaremos presentes en el IV Foro Judicial Internacional que se realizará en la Ciudad de México.

Hace setenta años con la liberación del campo de Auschwitz y otros centros de la muerte, el mundo conoció los horrores del genocidio producto de una ideología y de una política totalitaria. El derecho y la justicia deben evitar que esto pueda repetirse.