Siria: La ONU apunta posibles nuevos crímenes de guerra

El ataque del domingo de bombas contra una formación de autobuses cerca de la ciudad siria de Alepo, en el que más de 120 personas murieron, entre ellas decenas de niños, “probablemente constituye un crimen de guerra”, según el portavoz de la agencia para Los derechos humanos de la ONU, Rupert Colville.

Según información suministrada por el diplomático, en esta etapa no se puede confirmar que se hizo, o quién es el responsable. Las imágenes, vistas por equipos de la agencia en la zona, muestra a los niños reunirse alrededor de una persona que está ofreciendo dulces, justo antes de la explosión.

Mientras tanto, las fuerzas de oposición al régimen de Damasco, encabezado por Bashar al-Assad, informó que los civiles están huyendo de las zonas controladas por el Estado Islámico, cerca de la ciudad de Raqqa, norte de Siria.

Las fugas de civiles, ocurren después de los enfrentamientos entre Daesh y una alianza respaldada por los EE.UU., y dirigidos por los kurdos, avanzando hacia la ciudad que es la base de operaciones del Estado Islámico en el país.

Los comentarios están cerrados.