Tensas relaciones entre Ankara y Berlín marcan último encuentro entre Cancilleres de ambos países

En los últimos meses, las relaciones entre Ankara y Berlín han estado marcadas por diversos roces diplomáticos y políticos entre ambas naciones. Los constantes intentos por parte de Turquía para acceder a la Unión Europea, y una postura de recelo por parte de Berlín y Bruselas, debido a situaciones dudosas en cuanto a libertad de expresión que se viven en la nación otomana, sumado a ciertas pronunciaciones de un corte bastante tajante por parte de Erdogan sobre Merkel, han creado una tensa atmósfera entre ambas ciudades.

En un intento de aliviar las crecientes tensiones entre Berlín y Ankara, los ministros de Exteriores de Alemania y Turquía han desayunado juntos este miércoles. Al final de la hora y media de reunión en la capital alemana, los máximos representantes de la diplomacia tanto turca como alemana han ofrecido una rueda de prensa conjunta.

Después de la reunión, Sigmar Gabriel, canciller alemán, ha sido muy audaz y persistente al reiterarle a la prensa que Alemania quiere llevarse «bien y de una manera pacífica» con Turquía, quiere «resolver los conflictos, lo que garantiza que nadie es tratado de una manera irrespetuosa «y que los turcos» puede contar con la amistad de los alemanes «. Sin embargo, el jefe de la diplomacia alemana, advirtió que «hay límites que nadie debe superar y uno de ellos es la comparación con la Alemania nazi.»

Gabriel se refería a las recientes declaraciones de Recep Tayyip Erdogan, quien comparó con las «prácticas nazis», el hecho que las autoridades locales alemanas no habían autorizado a llevar a cabo algunas reuniones para promover el fortalecimiento sustancial de los poderes otorgados al presidente turco, un tema que será refrendado en Turquía a mediados de abril.

Después de reunirse con Gabriel, el Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía Mevlut Cavusoglu fue a Hamburgo, y visitó  una feria de turismo, donde dijo que los dos países tienen que «decidir» si «siguen siendo dos naciones amigas» o si lo prefiere para «cortar los lazos», asegurando que Ankara quiere mantener buenas relaciones y que es «Alemania la que tiene que decidir» lo que desea hacer.

Además de la disputa sobre la celebración de mítines políticos pro-Erdogan en Alemania, Berlín está también preocupado con la detención en Turquía de un periodista turco-alemán, Deniz Yucel, a quien las autoridades de Ankara acusan de ser un «espía alemán» y «militantes del PKK, separatistas kurdos», el partido Trabajadores del Kurdistán.

Recordemos que Merkel, durante la mini Cumbre realizada hace unos días en Versalles, calificaba de inadmisible, la comparación por parte del Gobierno turco con el nazismo, tras la suspensión de unos mítines políticos, y bajo ninguna circunstancia.

Ankara, supone una pieza geopolítica clave en el Medio Oriente y Europa. Los intentos de ingresar a la Unión Europea, se ven truncados, ya que la nación no cumple con las denominadas condiciones de Copenhague, las cuales establecen los parámetros que debe cumplir un país para ingresar al Bloque, como lo es la Libertad de expresión. Erdogan  ha sido muy polémico en los últimos meses, tras el intento fallido de golpe de Estado, y comentarios como estos, tensan aún más las intenciones de acercamiento entre ciudades como Ankara y Berlín.

Tweets por ‎@jcpinedap

Maestria Derecho Maritimo

Maestria Relaciones Internacionales

Contacto

Etiquetas